El Índice de Ciudades Prosperas (CPI) midió la prosperidad de las zonas de Bogotá

El Índice de Ciudades Prosperas (CPI) midió la prosperidad de las zonas de Bogotá

Con información de El Tiempo y onuhabitat.org

Las localidades del centro de Bogotá, como Santa Fe, Los Mártires, e incluso una parte de Puente Aranda, se han convertido en una barrera para el desarrollo y la prosperidad de la ciudad.

Así lo acaba de revelar ONU-Habitat que se dio a la tarea de construir el Índice de Ciudades Prósperas de las localidades con base en la metodología de prosperidad urbana que viene aplicando para las ciudades del mundo y que mide el desarrollo a través de aspectos como la productividad, la infraestructura, la calidad de vida y el medio ambiente.

Con esta herramienta, el índice se mide entre 1 y 100 puntos y se divide en seis grupos para saber qué tan débil o fuerte es cada uno de los aspectos evaluados. De 60 hacia arriba es sólido o muy sólido; de 49 hacia abajo, moderadamente débil o muy débil.

Después de medir los seis aspectos o dimensiones, Chapinero, Teusaquillo y Barrios Unidos resultaron ser las tres localidades con el Índice de Prosperidad Urbano más alto de Bogotá, mientras que Santa Fe, Usme y Ciudad Bolívar salieron con los niveles más bajos.

Para Roberto Lippi, Coordinador ONU-Habitat para Colombia y Ecuador, una de las revelaciones que se debe analizar es el fenómeno de las localidades de Chapinero y Santa Fe, pues, siendo vecinas geográficamente, la primera tiene el índice más alto de la ciudad (65,01) y la segunda, uno de los más bajos (48,38). Lo paradójico es que al pasar de una calle a otra se salta de la prosperidad a la pobreza y el deterioro.

En su concepto, la ciudad debe evaluar por qué Chapinero tiene desarrollo al nivel de ciudades como Chicago, en Estados Unidos, y siendo vecina no es capaz de contagiarle su prosperidad a Santa Fe, que puede estar al nivel de Lagos, en África, que tiene uno de los índices más bajos del mundo.

Brecha social reducida

La investigación, que utilizó los resultados de la encuesta multipropósito 2014, cifras del Dane y datos oficiales del Distrito, refleja que la brecha social se ha reducido y que en aspectos como la calidad de vida, que mide salud, educación y espacio público, las 19 localidades tienen puntajes entre 62,2 y 81,4. Lo mismo ocurre en inclusión social (60,2 y 74,7). La gran brecha se da en temas de vivienda, vías y conectividad, donde se encuentran puntajes tan distantes en infraestructura como Teusaquillo (69,8) y Usme (41,8) y Bosa (43,2). Lo mismo pasa en productividad (empleo, por ejemplo), Chapinero (74) lidera y Usme está de último (31,5).

En este aspecto es paradójico el resultado de Los Mártires (61,3) y Santa Fe (61), que ocupan los primeros lugares en productividad con Chapinero y La Candelaria, pero en el promedio están entre los peores resultados.

“Es un fenómeno que se debe analizar, porque son localidades que deberían tener una consolidación de su desarrollo y, en cambio, muestran una situación de abandono y deterioro”, dice Lippi.

En su concepto, este estudio es una fotografía del estado de las localidades que muestra otro aspecto crucial para la ciudad: la falta de conectividad vial, que en su concepto obedece a la falta de planificación y diseño urbano adecuado a la realidad actual de la capital.

Asegura que el resultado en las localidades confirma lo que ya se dijo del índice urbano general de Bogotá en materia vial: la ciudad dedica entre el 13 y el 18 % del suelo a sus vías, cuando lo apropiado sería el 30 por ciento del territorio urbanizable.

Esto es lo que mide el índice

En productividad se miden temas como el empleo, los ingresos y la ubicación de empresas en la zona. En infraestructura se tienen en cuenta la vivienda, las sedes para educación y salud, vías y conectividad. También el acceso a las tecnologías de información.

Calidad de vida se refiere al acceso a salud, educación, seguridad y espacio público.
Equidad e inclusión social revisan equidad económica, inclusión social e inclusión de género.

Sostenibilidad ambiental mira la calidad del aire, el manejo de residuos, agua
y energía.

Gobernanza evalúa la existencia de instituciones gubernamentales, leyes y planeación urbana apropiadas para la marcha de las localidades.

El estudio compara las localidades con la ciudad, con otras ciudades del país y con ciudades del mundo.

‘Ahora tenemos que actuar’

Ándrés Ortiz, secretario de Planeación, explica lo que hay que hacer con el informe de ONU- Habitat.

¿Qué es lo más grave que revela el informe?

Lamentablemente, que seguimos teniendo altos niveles de segregación.
La desigualdad que se refleja en las brechas de los ingresos. Y para mí la manera de compensar es con inversión en infraestructura incluyente en las zonas más necesitadas.

¿Qué hacer con el centro, que es como una barrera que frena el desarrollo?

El nuevo POT es clave porque debemos pasar de los aspectos meramente normativos a un POT con proyectos detonantes de las transformaciones urbanas. Por eso el proyecto de la economía naranja en el Bronx y la renovación de San Bernardo son cruciales, porque son zonas bien localizadas, pero que no salen bien calificadas.

¿Qué hacer frente a la segregación?

Construir la infraestructura donde se necesita y no donde se puede. Si es preciso comprar construcciones o manzanas enteras para demolerlas y allí construir el hospital o el colegio que se requiere hay que hacerlo. Es decir, identificar a las poblaciones con déficit de equipamientos para hacer los proyectos en esas zonas.

¿Qué van a hacer con este diagnóstico?

Lo que tenemos que hacer es convertir el documento en estrategias y en propuestas. Una parte irá al POT y otra, a políticas públicas y a inversiones de las secretarías. Ese es el valor del documento, es una fotografía que nos permite actuar.

Lo que les hace falta para ser más prósperas

Aunque la mayoría de las 19 localidades urbanas tiene puntajes altos en temas como la inclusión social, hay brechas que cada una debe enfrentar. Las brechas internas por mezcla de desarrollo, deterioro y rezago hacen que en muchas los retos coincidan.

Chapinero. Tiene desafíos en inclusión social, equidad, acceso a educación y brecha salarial, pero también en reducir la producción de residuos sólidos y usar la energía renovable.

Tiene que mejorar la densidad de empresas que se localizan y en calidad del aire.

Barrios Unidos. Sus retos están en salud, educación, mejores condiciones de empleo e ingreso para los hogares y educación para los jóvenes.

Puente Aranda. Debe mejorar ingreso de hogares y condiciones de empleo y de educación de los jóvenes.

Fontibón. Debe mejorar en el número de empresas en la zona, en espacio público y educación.

Usaquén. Necesita mejorar la infraestructura de salud (IPS), reducir tiempos de viajes y vías. Equidad de acceso a educación y brecha salarial.

Suba. Debe mejorar en vivienda y vías para la conectividad. Enfrentar problemas de equidad e inclusión social y de género.

Engativá. Sus grandes retos son infraestructura de vivienda, conectividad vial y mejorar calidad de vida en temas de acceso a la salud y espacio público.

Antonio Nariño. Tiene problemas en vivienda, vías y movilidad urbana y en tecnologías de la información. En calidad de vida sus retos están en seguridad y protección y en el espacio público.

Mártires. En calidad de vida sus retos están en salud, educación, seguridad y espacio público. También en sostenibilidad ambiental.

Candelaria. Tiene problemas de vivienda y conectividad vial. Además debe enfrentar problema de manejo de basuras.

Kennedy. Infraestructura de vivienda, salud y educación encabeza los retos. También debe solucionar problemas de espacio público.

Tunjuelito. Tiene retos en salud, seguridad y protección, también en equidad e inclusión social, en particular inclusión de género.

Rafael Uribe Uribe. En vías y conectividad están sus mayores desafíos. También en salud, seguridad y protección.

San Cristóbal. Tiene retos en calidad de la vivienda y en conectividad vial. También en tecnologías de la información.

Bosa. Debe mejorar en la infraestructura social (salud y educación) y en conectividad vial.

Santa Fe. Enfrenta problemas de equidad e inclusión. El tema de la violencia es su mayor desafío. Debe enfrentar problemas de conectividad y tecnologías de la información.

Usme. Le hacen falta empresas, infraestructura en vivienda y vías y tecnologías de la información.

Ciudad Bolívar. Tiene retos en localización de empresas, en infraestructura de vivienda, de vías y social y en tecnologías de la información. También para enfrentar el cambio climático.